Nota sobre el género: Para ser coherentes con nuestras ideas, las personas que escribimos esta web hemos decidido no ceñirnos al uso del masculino como neutro, ni cuando hablamos de seres humanos, ni cuando hablamos de animales de otras especies. Sin embargo, algunas fórmulas del lenguaje inclusivo, como puede ser el uso de equis o arrobas, dificultaban la lectura y la comprensión de los textos. Por ello, estamos trabajando en adaptar el mensaje de tal forma que se entienda, evitando los géneros en la medida de lo posible, y alternando el uso de masculinos con el de femeninas. No seguimos una fórmula matemática, así que si se observa la predominancia de alguno de los dos, será casualidad. Nuestra prioridad es hacernos comprensibles, pero sin olvidar que todos y todas merecemos respeto y consideración, independientemente de cómo se nos haya clasificado por género o especie.

El objetivo de esta página es  informar  sobre la situación de los animales no humanos en nuestra sociedad.

Queremos explicar a todas aquellas personas interesadas en saber, cómo se explota, utiliza, esclaviza y asesina a los demás animales, para que cada una saque sus propias conclusiones.

Esta página surge de la idea y trabajo de un colectivo, constituido por individuos preocupados por la situación de los animales no humanos en nuestra sociedad actual.

Todos y todas somos animales y, desde la nuestra manera de ver las cosas, tenemos intereses que merecen la misma consideración y respeto.

Las condiciones de explotación a las que están sometidos los animales no humanos se deben a la idea antropocéntrica que considera al ser humano como centro de todas las cosas y fin último de la naturaleza.
Los seres humanos nos hemos visto con el derecho de utilizar y explotar para nuestro beneficio  todo lo que hay a nuestro alrededor, animales y recursos naturales.

Consecuencia  lógica  del antropocentrismo es el especismo. Aunque ha existido desde siempre,  este término fue acuñado por primera vez en 1970 por el psicólogo inglés Richard Ryder.

El especismo se define como la discriminación hacia aquellos  individuos que no pertenecen a una cierta especie. Los animales humanos discriminamos al resto de los animales por no pertenecer a nuestra especie, no teniendo en cuenta sus intereses.

También somos especistas entre las especies animales, ya que no consideramos igual a un  mono que a un perro, o a un gata que a un cerda, por ejemplo.

El especismo es una discriminación injusta basada en diferencias  arbitrarias, al igual que el sexismo y el racismo.

Nosotras, desde de aquí, abogamos por  el fin del especismo. Para ello vemos en el veganismo un medio muy importante que se complementa con la lucha por la liberación animal.

Entendemos el veganismo como una actitud de respeto hacía todos los animales, que tiene como consecuencia lógica una forma de vida en la que no se utilizan  ningún tipo de producto de origen animal, ni para alimentarse, ni para vestirse, asearse, etc. También implica rechazar el uso de productos testados en animales y la participación en espectáculos y actividades donde se les utilice de alguna manera.

Para nosotros, la liberación animal es el movimiento que lucha para acabar con todo tipo de esclavitud y explotación hacía todos los animales, humanos y no humanos.

Todas podemos contribuir en esta lucha,  a través de la información, difusión y utilizando nuestra inteligencia y creatividad.